Cómo afecta el alcohol a tu salud bucodental

No es la primera vez que desde este blog nos hemos referido al peligro que supone para nuestra salud el consumo de alcohol sin moderación.  Su ingesta puede suponer que desarrollemos problemas en nuestra boca como la xerostomía o la halitosis. Pero hay más. Hoy, con motivo del Día Mundial Sin Alcohol os contamos por qué debemos tener especial cuidado con lo que bebemos.

Abusar del alcohol está relacionado con más de 200 enfermedades y trastornos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se producen en el mundo 3,3 millones de muertes debido al consumo excesivo de alcohol. Esta cifra representa casi un 6% de todas las defunciones.

Estos dos datos deberían ser suficientes para concienciarnos sobre los peligros que tiene abusar de las bebidas alcohólicas. Pero la realidad es que cada día consumimos mucho más alcohol de lo que es tolerable para nuestra salud. Nadie puede negar que este hábito no está tan mal visto como el consumo de otras sustancias nocivas para nuestra salud. Basta con pensar en cómo será la dieta de los españoles durante las fiestas navideñas que están a punto de llegar.

Pero hay muchos más datos que deberían frenarnos antes de llevar una copa de vino a nuestra boca. Regresamos a la OMS:

> el consumo de alcohol puede provocar la muerte o una discapacidad a una edad relativamente temprana. Por ejemplo, en el grupo de personas con edades comprendidas entre los 20 y los 39 años, el 25% de las defunciones se atribuyen directamente al alcohol.

> El abuso de este tipo de bebidas está relacionado con más de 200 enfermedades y trastornos.

> El alcohol también está asociado al riesgo de desarrollar determinados trastornos mentales y de comportamiento.

> Abusar de él genera una carga sanitaria, social y económica muy importante para la sociedad.

> La mayoría de las muertes asociadas a su consumo se producen entre los hombres.

Las personas que consumen una o más bebidas alcohólicas al día tienen más bacterias dañinas en su boca

Lo dice un estudio publicado en la revista científica Microbieme en el que participa la facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

En la investigación participaron 270 personas no bebedoras, 614 que bebían con moderación y 160 que lo hacían de forma excesiva. Se les tomó una muestra de saliva para analizar las bacterias que se encontraban en su boca.

¿Cuáles fueron los resultados?

> Las personas que bebían tenían más cantidad de bacterias potencialmente dañinas que pueden afectar a las que están sanas.

> Los que tomaban alcohol de vez en cuando poseían niveles más bajos de lactobacillales, una bacteria que ayuda a reducir la inflamación en las encías.

> Beber alcohol de forma excesiva provoca cambios en el microbioma oral.

Al margen de los resultados de este estudio, el principal investigador del mismo Jiyoung Ahn, asegura que “la ingesta copiosa de alcohol es un factor de riesgo para múltiples enfermedades crónicas que incluyen cáncer (de cuello, cabeza, esófago, colon y mama), enfermedades hepáticas y condiciones cardiovasculares”.

Por otra parte, Olivier George, profesor asociado del departamento de Neurología del Instituto de Investigación Scripps, las bacterias “pueden afectar el envejecimiento, el cáncer, una variedad de condiciones de salud e incluso controlar la función cerebral y desempeñar un papel en los comportamientos”. Sin embargo, el experto no cree que los resultados del estudio aclaran si el desequilibrio de las bacterias bucales de los bebedores influye en el desarrollo del cáncer.

Esté directamente relacionado o no con cierto tipo de enfermedades, lo que sí se sabe es que el alcohol en exceso en fuente de numerosos problemas médicos que afectan al estado físico y mental de las personas.

Foto de  lyashenko – www.freepik.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *